agenda-2017-2Principios de año siempre es una época divertida para el departamento de RRHH. Muchos estamos agendando con ilusión las acciones que llevaremos a cabo este año, lo que no es tarea sencilla cuando hablamos de procesos en los que están implicados todos los departamentos de nuestra empresa.

Las evaluaciones de trabajadores son un ejemplo de esta vorágine. Uno de los errores más comunes que nos encontramos cuando implementamos una herramienta de valoración para un cliente es que en el histórico de herramientas utilizadas por ellos siempre se han trabajado y detallado hasta la saciedad los procedimientos, timing, interlocutores, competencias, indicadores, excels… todo eso, pero los que se suele quedar fuera de esta planificación, es la actitud con la que utilizar la herramienta.

Estamos tan acostumbrados en nuestro sector a utilizar el lenguaje asociado a estas herramientas, que no se crean documentos o formaciones específicas para trabajar la actitud con la que queremos que la herramienta sea ejecutada y recibida.

Y no debemos olvidar que gestionar personas pasa, en muchos casos, por gestionar actitudes.

La actitud hay que trabajarla desde todos los departamentos de la empresa, desde todos los interlocutores, desde la primera comunicación sobre el tema. Si queremos una herramienta amigable, tendremos que presentarla de una forma atractiva, proporcionar un calendario de ejecución relajado y utilizar un espacio que promueva el diálogo, entre otras cosas.

Os proponemos como objetivo revisar nuestras herramientas de evaluación desde esta perspectiva y no olvidéis contarnos cómo ha ido.